El boxeador coahuilense David “Flash” Martínez sorprendió esta noche al yucateco William Puch, al que arrebató la etiqueta de invicto de manera por demás contundente y dramática al noquearlo y dejarlo tendido varios minutos en la lona en el pleito estelar de la función presentada por las empresas A&T y Max Boxing en el gimnasio Polifuncional de esta ciudad.

Ante unas mil personas, Martínez resolvió la pelea al aprovechar un descuido del yucateco que abandonó el terreno en corto y bajo la mano derecha del rostro, para que, ipsofacto, un gancho corto del de Monclova se estrellase en su rostro desconectándolo de la conciencia.

Puch cayó tendido en el centro del ring con los brazos en señal de cruz, extenuado, pero sobre todo estremecido por el golpe del norteño y aunque su instinto lo alentó a levantarse, su estado físico se lo impidió.

El réferi Miguel Canul ni siquiera completó el conteo y lo decretó nócaut antes de los 10 segundos, para que sufriera su primera derrota desde su debut en 2016.

Canul trató de sujetar al derrotado, quien se le desvaneció entre los brazos y antes de ponerlo en su banquillo, los médicos de la Comisión de Boxeo de Mérida, optaron por ponerlo en la lona y checarlo por alrededor de 10 minutos hasta que consideraron fuera pertinente.

El tiempo oficial fue de 2:47 minutos del 9o round, para que Puch sufriera su primer revés en 16 peleas, con 15 triunfos, siete de ellos por la vía rápida. Su rival mejoró a 8-3-1 con 4 kos.

En la semifinal, el peso semicompleto yucateco Manuel “Venado” Ceballos noqueó, viéndose muy superior, al colmilludo sonorense, Gustavo Octavio Castro, al que tumbó en su propia esquina, donde se rindió para no seguir peleando. La pelea fue pactada a 10 rondas.

Please follow and like us:
error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *