Sin lugar a dudas el boxeo al paso de los años para bien o mal va cambiando, se va modificando en sus conceptos, en sus reglas y sin lugar a dudas haber llevado el pesaje a 24 horas antes de la pelea en su momento fue positivo, permitía una recuperación de peso adecuada y excelente rehidratación.

Sin embargo al paso del tiempo esta regla se ha convertido en un “plan con mañana” del cual algunos pugilistas obtienen una ventaja de peso que es determinante para que obtengan la victoria sobre su adversario que sube al ring en franca desventaja de peso corporal.

Cabe mencionar Mauricio Sulaimán, presidente del WBC ha visualizado este problema del exceso de peso ya desde hace varios meses despliega un  programa para que se lleve a cabo el peso arena, el cual solo permite que un boxeador gane un porcentaje de sobre peso después de que marcaron en la báscula  24 horas antes de su pelea el peso oficial.

Lo cual conduce a la reflexión de que el pesaje para las peleas debe regresar a su práctica anterior, de que se efectué ocho horas antes de la pelea, ya que así ambos contendientes escalaran el ring en igualdad de circunstancias, porque con ello la ventaja del peso con 24 horas de antelación desaparece y deja de ser un peligro.

El problema del Plan con Mañana se da en todas las latitudes donde hay boxeo profesional, en que consiste, en que uno de los peleadores llega a la ceremonia de pesaje que se efectúa 24 horas antes con un exceso notorio de peso, en buena medida porque la empresa promotora lo tolera y otro tanto porque el peleador tramposo y su manager desde antes de llegar a la báscula deciden pesarse intencionalmente y pagar una compensación económica a su contrario,, lo cual reglamentariamente es válido, pero con el plan con maña obtienen una ventaja importante.

Al obtener la ventaja de peso de manera intencional, un peleador sube al ring más fuerte y su poder de golpeo adquiera más contundencia que junto con su mayor resistencia al castigo de su oponente se torna ambos aspectos se tornan en un parámetro de amenaza real que llega a poner en riesgo la vida de sus rivales.

El Plan con Maña para peleas desiguales,  consiste en que algunos peleadores no se pasan unos gramos del límite oficial de una división, sino que lo hacen al momento de subir al ring hasta con registros que van de 4 a 7 kilos o más, lo excede todos los peligros permisibles en el boxeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *