Sonriente, contentó y con la alegría de la  juventud Emanuel “Vaquero” Navarrete flamante campeón de las 122 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), , en charla con Boxeo de Nocaut Informa nos comentó que planea defender su correa de monarca supergallo, pero a la vez expreso que desea disputarle la faja pluma de organismo  al rey de las 126 libras, el sonorense Oscar Valdez el año entrante.

Durante una comida que le ofreció su amigo Víctor Somoza, cuestionado sobre la razón de este deseo de ascender de división, Emanuel confesó que en su pelea con el ghanés Isaac Dogboe, sufrió mucho para dar el peso oficial de los supergallos y que por ese motivo no descarta esa posibilidad.

Además agregó que está en posición de vencer al púgil de Nogales, Sonora, pues considera que esta muy golpeado por su larga carrera boxística y añadió que la fractura de mandíbula que tuvo en marzo pasado, lo marcó y siente que ya no será el mismo guerrero de antes, va a subir al ring pero ciertos temores o miedos de sufrir una nueva lesión,

De una pelea con el rey supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) el becario de Ring TELMEX-TELCEL, Rey Vargas, dijo que tiene los méritos para enfrentarlo,pero que esa pelea no se dará en breve, ya que el pupilo de Ignacio Beristain tiene una defensa voluntaria para el 26 de enero y luego debe hacer la unificación del cetro con el monarca interino del CMB, el japonés Tomoki “mexicanito”Kameda, por lo que él seguirá el camino que le marque su empresa Zanfer.

Al entrar al tema de su pelea del pasado sábado en Nueva York, Emanuel dijo que si llegó a sentir la pegada contundente de Dogboe, pero que el tenia una estrategia y que no le dio punto de respiro en su ataque, que lo castigo con fuerza para asegurar la victoria round por round y que se le escapó el nocaut porque de tanto golpear al ghanés sentía que se lastimaba sus puños.

Finalmente expresó que al término la pelea acudió al hospital para que le dieran unos puntos de sutura en una descalabrada que tenía en el lado izquierdo de su cabeza y que ahí encontró a Isaac Dogboe recostado en una camilla con el rostro tumefacto, el ojo izquierdo cerrado y dos cortes, uno en cada parpado, que  apenas si cruzaron palabras, pero que el ghanés reconoció ahí el triunfo del mexicano y que lo sorprendió, que lo abrumo ver al papa de su rival todo preocupado por su hijo en el hospital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *